Practicando el inglés con To His Coy Mistress de Andrew Marvell

Hoy realizaremos nuestra práctica con un bello poema de Andrew Marvell, dedicamos este post a este gran poeta británico, debido a que tal día como hoy, en el año 1621, nació en  Winestead-in-Holderness, Yorkshire este hombre que se convertiría en un gran poeta, escritor y parlamentario inglés.

Andrew Marvell murió muy joven, a los 57 años, el poema que practicaremos hoy, es uno de los más reconocidos y a pesar de lo puritano que era, tiene una carga de erotismo impresionante, esperamos que lo disfrutes.

Andrew Marvell, To His Coy Mistress – A su amante tímida

Inglés
To His Coy Mistress
Had we but world enough, and time,
This coyness, lady, were no crime.
We would sit down, and think which way
To walk, and pass our long love’s day.
Thou by the Indian Ganges’ side
Shouldst rubies find; I by the tide
Of Humber would complain. I would
Love you ten years before the flood,
And you should, if you please, refuse
Till the conversion of the Jews.
My vegetable love would grow
Vaster than empires, and more slow;
An hundred years should go to praise
Thine eyes, and on thy forehead gaze;
Two hundred to adore each breast,
But thirty thousand to the rest;
An age at least to every part,
And the last age should show your heart.
For, lady, you deserve this state,
Nor would I love at lower rate.
But at my back I always hear
Time’s winged chariot hurrying near:
And yonder all before us lie
Deserts of vast eternity.
Thy beauty shall no more be found;
Nor, in thy marble vaults, shall sound
My echoing song; then worms shall try
That long-preserved virginity,
And your quaint honour turn to dust,
And into ashes all my lust:
The grave’s a fine and private place,
But none, I think, do there embrace.
Now therefore, while the youthful hue
Sits on thy skin like morning dew,
And while thy willing soul transpires
At every pore with instant fires,
Now let us sport us while we may,
And now, like amorous birds of prey,
Rather at once our time devour
Than languish in his slow-chapped power.
Let us roll all our strength, and all
Our sweetness, up into one ball,
And tear our pleasure with rough strife
Through the iron gates of life:
Thus, though we cannot make our sun
Stand still, yet we will make him run.
Español
A su amante tímida
Si tuviéramos el mundo suficiente, y el tiempo,
Esta timidez, señora, no era un crimen.
Nos sentaríamos y pensar de qué manera
Para caminar, y pasar nuestro largo día de amor.
Tú por el lado del Ganges indio
Deben encontrar rubíes; Yo por la marea
De Humber se quejaría. me gustaría
Te amo diez años antes del diluvio
Y deberías, si lo deseas, rechazar
Hasta la conversión de los judíos.
Mi amor vegetal crecería
Vastor que imperios, y más lento;
Un centenar de años debería ser alabado
Tus ojos y tu mirada en la frente;
Doscientos adoran cada pecho
Pero treinta mil para el resto;
Una edad al menos para cada parte,
Y la última edad debería mostrar tu corazón.
Para, señora, usted merece este estado,
Tampoco me encantaría a menor velocidad.
Pero a mi espalda siempre escucho
El carro alado del tiempo apresurándose cerca:
Y ahi todo antes de nosotros mentira
Desiertos de vasta eternidad.
Tu belleza ya no se encontrará;
Ni, en tus bóvedas de mármol, sonará
Mi canción que hace eco entonces los gusanos intentarán
Esa virginidad preservada durante mucho tiempo,
Y tu pintoresco honor se convierte en polvo,
Y en cenizas toda mi lujuria:
La tumba es un lugar fino y privado,
Pero ninguno, creo, abraza.
Ahora por lo tanto, mientras que el tono juvenil
Se sienta en tu piel como el rocío de la mañana,
Y mientras tu alma voluntaria transpira
En cada poro con incendios instantáneos,
Ahora juguemos con nosotros mientras podamos,
Y ahora, como aves rapaces amorosas,
Más bien de una vez nuestro tiempo devora
Que languidece en su lento poder agrietado.
Vamos a poner toda nuestra fuerza, y todo
Nuestra dulzura, en una bola,
Y desgarrar nuestro placer con contiendas ásperas
A través de las puertas de hierro de la vida:
Por lo tanto, aunque no podemos hacer que nuestro sol
Quédate quieto, pero lo haremos correr.

Para finalizar te dejamo el vídeo de este poema de Andrew Marvell:

https://www.youtube.com/watch?v=JDJwycpIfRQ

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Open chat