Aprender inglés con un cuento para niños

La lectura es un factor fundamental en el aprendizaje de un idioma con el inglés,  se pueden utilizar libros, periódicos, entre otros, pero para la enseñanza de los más pequeños de la casa tenemos la opción de  hacerlo a través de un cuento para niños en ingles, los cuales pueden ser algo agradable, entretenido y de fácil comprensión para ellos.

Leer un cuento para niños es una hermosa costumbre que puede unir a los padres con sus hijos y así realizar una actividad diaria que les permita aprender y a la vez divertirse. Existen muchísimas opciones de cuentos para niños en ingles tanto en Internet como en librerías, los mejores para iniciar en el proceso de enseñanza son los  más populares y conocidos por todos y es por eso que aquí les dejamos el cuento de Pinocho en Ingles.

Cuento para Niños Pinocho, una bella forma de aprender el inglés

Sin más preámbulos te presentamos en cuento para niños Pinocho en inglés, con su respectiva traducción en español, disfrualo

Pinocchio

English

Once upon a time lived a wood carver named Geppetto. He made puppets from pieces of wood, and he called his favorite puppet Pinocchio.

– I would love to be a father to a real boy like Pinocchio- he wished.

That night, the blue fairy, who knew Geppetto was a good man, cost a magic spell over Pinocchio. The very next day, Geppetto awake and was very happy to find that Pinocchio could walk, sit and talk like a real boy.

Geppetto wanted to send Pinocchio to school. He sold his only coat for a spelling book.

– Now you can go to school like a real boy -s aid Gappetto as we waved goodbye to Pinocchio.

On the way to school, Pinocchio stopped to wacth a puppet show in a town.

– How would you like to join my puppet show? – asked the evil puppet master.

Pinocchio happily agreed. He was locked inside the evil puppet master’s caravan. He wished he was safe with Geppetto. The blue fairy suddenly appeared. She had heard Pinocchio’s wish and set him free. Pinocchio is happy to be free.

– I’m going straight to school- he said.

But he met an evil fox who told him all about  a wonderful place called fun island. Pinocchio forgot all about school and gave the fox his spelling book in return for a ticket to Fun island.

– Where are you going, Pinocchio?- asked the fairy.

– I’m on the way to school – lied Pinocchio.

Pinocchio‘s nose grew very, very long. He wished he hadn’t told a lie. The fairy called a bird to peck of his long nose because  Pinocchio was very sorry. Pinocchio promised never to be naughty ever again and went straight to school.

At school, Pinocchio told his friend all about fun island. His friend wanted to go with him. Pinocchio and his hurriedly climbed aboard a ship that was going to Fun Island. On the island they didn’t know that little boys were turned into donkeys and used for very hard work.

Pinocchio cried and wished he hadn’t come the island. He also wished didn’t look like a silly donkey. The blue fairy had heard his wish and with a wave of her magic wand his donkey ears and tail disappeared. Pinocchio sad on the shore, sadly looking out to the sea. He wondered if he would ever see Geppetto again.

Suddenly, he saw Geppetto who had sailed out to the sea in search of Pinocchio. Geppetto didn’t see the huge whale behind him. The whale swallowed Geppetto and his boat. Pinocchio knew he had to save Geppetto. He jumped into the water and swam with all his might. As he got closer, the whale open  his mouth and Pinocchio swam right in. Deep inside the whale’s belly, Pinocchio and Geppetto hugged each other, happy to be together again.

– We must find a way out- said Geppetto – we will make a fire from the wood of my boat.

The smoke made the whale sneeze. They shot out of the whale’s mouth and back into the sea. Pinocchio and Geppetto swam safely to shore. They were both tired. They laid on the sand and fell asleep. When Geppetto awoke, he saw that the blue fairy, as a reward for being so brave, had turned Pinocchio into a real boy.

– At last my wish has come true!- cried Geppetto.

Pinocho

Español

Érase una vez un tallador de madera llamado Geppetto. Hizo títeres de trozos de madera, y llamó a su marioneta preferida Pinocho.

– Me encantaría ser padre de un chico real como Pinoccho …, lo deseaba.

Esa noche, la hada azul, que sabía que Geppetto era un buen hombre, costó un hechizo mágico sobre Pinocho. Al día siguiente, Gappetto se despertó y estaba muy feliz de encontrar que Pinocho podía caminar, sentarse y hablar como un chico real.

Geppetto quería enviar a Pinocho a la escuela. Vendió su único abrigo para un libro de ortografía.

– Ahora puedes ir a la escuela como un chico de verdad, ayuda a Gappetto mientras nos despedíamos de Pinocho.

En el camino a la escuela, Pinocho se detuvo para ver un espectáculo de títeres en una ciudad.

– ¿Cómo te gustaría unirme a mi espectáculo de títeres? – preguntó el malvado maestro títere.

Pinocho estuvo de acuerdo. Estaba encerrado en la caravana del malvado maestro de títeres. Deseaba estar a salvo con Geppetto. La hada azul apareció de repente. Había oído el deseo de Pinocho y lo había liberado. Pinocho está feliz de ser libre.

– Voy directo a la escuela – dijo.

Pero se encontró con un zorro malvado que le contó todo acerca de un lugar maravilloso llamado isla de la diversión. Pinocho olvidó todo sobre la escuela y le dio al zorro su libro de ortografía a cambio de un boleto a la isla de la diversión.

– ¿A dónde vas, Pinocho? – preguntó la hada.

– Estoy en camino a la escuela – mintió Pinocho.

La nariz de Pinocho creció muy, muy larga. Deseó no haber dicho una mentira. La hada llamó a un pájaro a picotear su larga nariz porque Pinocchio lo sentía mucho. Pinocho prometió nunca volver a ser travieso y fue directamente a la escuela.

En la escuela, Pinocho le dijo a su amigo todo sobre la isla de la diversión. Su amigo quería ir con él. Pinocho y él se subieron apresuradamente a bordo de un barco que iba a Fun Island. En la isla no sabían que los niños pequeños se convertían en burros y se utilizaban para un trabajo muy duro.

Pínocho lloró y deseó no haber venido a la isla. Él también deseó no parecía un burro tonto. La hada azul había oído su deseo y con una ola de su varita mágica sus oídos y cola de burro desaparecieron. Pinocho triste en la orilla, tristemente mirando hacia el mar. Se preguntó si volvería a ver a Geppetto.

De repente, vio a Geppetto que había navegado hacia el mar en busca de Pinocho. Geppetto no vio la enorme ballena detrás de él. La ballena tragó a Geppetto ya su bote. Pinocho sabía que tenía que salvar a Geppetto. Saltó al agua y nadó con todas sus fuerzas. A medida que se acercaba, la ballena abrió la boca y Pinóquio nadó directamente. Dentro de la panza de la ballena, Pinocho y Geppetto se abrazaron, felices de estar juntos otra vez.

– Debemos encontrar una salida – dijo Geppetto – haremos un fuego desde la madera de mi barco.

El humo hizo que la ballena estornudara. Salieron de la boca de la ballena y volvieron al mar. Pinocchio y Geppetto nadaron con seguridad a la orilla. Ambos estaban cansados. Se acostaron en la arena y se quedaron dormidos. Cuando Geppetto se despertó, vio que la hada azul, como recompensa por ser tan valiente, había convertido a Pinocchio en un verdadero chico.

– ¡Por fin mi deseo se ha hecho realidad! – gritó Geppetto.

Para finalizar con este cuento para niños te dejamos un vídeo para que lo disfrutes con los más pequeños de casa:

Recuerda que un cuento para niños es una de las mejores opciones que tienes para compartir con tu hijo y hacerlo aprender.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Open chat